martes, 7 de abril de 2009

ANÁLISIS DE RAZONES FINANCIERAS – RAZONES DE LIQUIDEZ (Parte II)

Razón circulante
Se calcula dividiendo los activos circulantes e/ los pasivos circulantes. Debido a que la razón circulante proporciona el mejor indicador individual de la medida en que los derechos de los acreedores a corto plazo (CP) quedan cubiertos por los activos que se espera se conviertan en efectivo en plazo muy breve, es la medida de solvencia a Corto Plazo que se usa con mayor frecuencia.

Razón circulante = Activos circulantes / Pasivos circulantes




Razón rápida o razón de prueba del ácido
Se calcula deduciendo los inventarios de los activos circulantes y posteriormente dividiendo el resto sobre los pasivos circulantes. Los inventarios son por lo general el menos líquido de los activos circulantes, por lo tanto representan los activos s/ los cuales es más probable que ocurran pérdidas en caso de que sobrevenga una liquidación.

Razón rápida = (Activos circulantes – Inventarios) / Pasivos circulantes